EE UU acusa oficialmente a China de manipular su moneda y agita la guerra de divisas