La trama rusa se convierte en munición para Trump