Estados Unidos redobla sus medidas contra el coronavirus y Trump se plantea restringir vuelos domésticos