La miseria invade las aceras de San Francisco