Una ola de violencia en varias cárceles del norte de Brasil causa 57 muertos